Descubre nuestra tienda online para gemelos y mellizos con los mejores DESCUENTOS por LIQUIDACIÓN

Los celos entre gemelos, mellizos y trillizos (II)

Coks Feenstra

Por Coks Feenstra

Actualizado a

Portada » El rincón de Coks Feenstra » Los celos entre gemelos, mellizos y trillizos (II)
Que un niño sea más o menos celoso depende de la genética. Te dejamos unas pautas sobre cómo gestionar que uno de tus múltiples sea especialmente celoso.
Que un niño sea más o menos celoso depende de la genética. Te dejamos unas pautas sobre cómo gestionar que uno de tus múltiples sea especialmente celoso.

En el anterior post ya os conté que los celos pueden aparecer en un momento temprano en la vida de los gemelos, mellizos o trillizos, una vez que perciben la presencia del otro (suele ocurrir en torno a los tres meses).

 

¿Cómo influye el carácter de los múltiples en los celos?

No obstante, el carácter de los niños determina en gran parte cuándo aparecen los celos y con qué vehemencia. Un niño inseguro y emocionalmente más dependiente de sus padres es más celoso que otro que tiene más confianza en sí mismo. Por ello, es posible que uno de tus hijos sea más celoso que el otro.

Este es el testimonio de Amalia, madre de mellizas de 3 años:

Mi hija Anabel no solo está muy pegada a mí, sino también excesivamente posesiva. Quiere tenerme para ella sola. Su hermana melliza Laura no lo es en absoluto. Cuando le presto atención a Laura, Anabel siempre interfiere. Es como si tuviera una antena para detectar estos momentos, ya que también lo hace cuando me encuentro con Laura en otra habitación. Al momento Anabel aparece corriendo.

Es agobiante, pero intento entenderla. Veo que Anabel es una niña más insegura y necesitada de atención y elogios. Laura es observadora, tranquila y mucho más equilibrada a nivel emocional. Recibe menos atención lógicamente y me da pena, pero no veo que le afecte. Es una niña que irradia seguridad y felicidad’.

 

Cuando uno de los gemelos, mellizos o trillizos es muy celoso

Algunas pautas para afrontar esta situación son:

  • Es bueno prestarle atención extra al niño celosa.  No hay que llamarle nunca con este término (‘celosa’), porque estas etiquetas suelen cumplirse (la niña o el niño finalmente se comportará cómo le digan que es). Elogia mucho sus cualidades y sus logros. Los elogios son muy importantes para ella, pues elevan su autoestima. Pero también hay que tener en cuenta que la autoestima en parte es de origen genético y algunos niños lo tienen en mayor grado que otros, por mucho que los padres le elogien.
  • Intenta evitar, en la medida de lo posible, las situaciones que generan celos. Por ejemplo si la niña se muestra celosa cuando le das mimos a la otra,  invítala también al abrazo familiar. Así no se sentirá excluida.
  • Es recomendable –hasta cierto punto- prestar atención primero al niño con mayor facilidad para los celos. Esto aumenta la armonía familiar ,sobre todo si al otro no le importa. No obstante, en cuanto notes que ya no es así (la otra también reclama este mismo trato), conviene ser más equitativa. Al mismo tiempo sé realista: no puedes evitar los celos, son parte de su convivencia. Y el niño celoso con el tiempo aprenderá a serlo menos.
  • Emprende actividades con cada hijo por separado. Aprovecha la presencia del papá, tu madre o una amiga para escaparte con una de las dos para hacer un recado. Las niñas y los niños nacidos de un parto múltiple, disfrutan mucho de estos momentos y la atención paterna exclusiva es un buen antídoto contra los celos. Recuerda que muchas veces los celos se generan justo por la lucha por esta atención. Es bueno convertir estas escapadas en una rutina semanal (una semana una de las dos te puede acompañar a hacer la compra; a la otra semana le toca a la otra). Los múltiples pronto aprenden a contar con ello y se alegran ya solo con la idea.
  • Introduce a partir de los 3 años el sistema de ‘un día para cada uno’. Se trata de lo siguiente: en el transcurso de cada día hay  muchos momentos en los que luchan por ser la primera, como abrazarte  cuando vuelves del trabajo, sentarse al lado de la ventana en el coche, poner la tele, elegir el cuento de la noche etc. Designa un día para cada una, como el lunes, el miércoles y el viernes para una y el martes, jueves y sábado para la otra (el domingo es el día de los padres). ¿Qué significa? Si es el día de Anabel, ella puede ser la primera en estas cuestiones sobre las que hay lucha. Laura decide en sus días. Anota en un calendario por ejemplo en uno colgado en la cocina, cuándo es el día de cada una (el uso de pegatinas también es práctico para ello). Pronto aprenden el sistema y saben cuándo cada una tiene su turno. Evita muchas discusiones.

 

No todos los múltiples tienen celos

Al contrario de lo que se suele pensar, la relación entre los gemelos, mellizos y trillizos no siempre está plagada de celos y competitividad. Conozco casos de gemelos donde hay una total ausencia de estos sentimientos y donde predomina el amor al hermano  por encima de cualquier otra emoción.

Os cito mi conversación con Roberto y Álvaro, gemelos idénticos de 12 años:

Roberto:

‘Solemos sacar buenas notas, casi siempre las mismas. Pero si no es así y por ejemplo Álvaro saca un 9 y yo un 8, me alegro por él’.

Álvaro:

‘Yo siento lo mismo. Si su nota es mejor que la mía, me alegro por él. Le deseo siempre lo mejor. Yo tenía que presentar un trabajo la semana pasada en clase. Cometí unos errores, como hablar muy deprisa y olvidarme de detalles. Se lo conté a él para que no cometiera los mismos fallos y sacara mejor nota que yo. Yo no estaba contento con mi nota y espero que a él no le pase lo mismo’.

Aquí vemos un ejemplo de gemelos idénticos que no sienten celos entre ellos. Puntualizan:

Competimos con otros niños y queremos ser mejores que ellos. Pero entre nosotros siempre nos deseamos lo mejor. Es más: si el otro tiene algún éxito, la alegría la sentimos doble, tanto para él como para mí misma, como si su medalla también fuera mía. No sabemos explicarlo mejor’.

Creo que el ejemplo ya habla por sí mismo. Demuestra que una relación entre gemelos no siempre es sinónimo de celos y competitividad. Al contrario, lo que nos cuentan estos gemelos es toda una lección de generosidad pura y auténtica.

 

También te puede interesar

[srp widget_title_hide=»yes» post_limit=»8″ post_content_length=»30″ post_content_length_mode=»words» post_date=»no» post_author_url=»no» post_category_link=»no» post_include_sub=»yes» tags_include=»peleas» title_string_break=»» string_break=»…Seguir leyendo →» nofollow_links=»yes»][srp widget_title_hide=»yes» post_type=»page» post_limit=»8″ post_content_length=»30″ post_content_length_mode=»words» post_date=»no» post_author_url=»no» post_category_link=»no» post_include_sub=»yes» tags_include=»peleas» title_string_break=»» string_break=»…Seguir leyendo →» nofollow_links=»yes»]

Coks Feenstra, psicologa infantil, lleva desde el año 1995 investigando el mundo de los múltiples. En 1999 publicó el Gran Libro de los Gemelos. También colabora otras publicaciones como Psychologies o Crecer Feliz. Más info en la sección Autores. Puedes ver todas las publicaciones de Coks Feenstra en el Archivo de publicaciones

Descubre más desde Somos Múltiples

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

3 comentarios en «Los celos entre gemelos, mellizos y trillizos (II)»

  1. Es posible que desde el mes y medio o quizá antes comiencen a sentir celos o ser posesivo con su madre o con su «teta» jajaja…..cuando les doy de mamar juntos lo hacen como ansiosos y mirandose de reojo tambien han llegado a empujarse hasta quitar el pecho al otro es impresionante! !!!

    Responder

¿Y tú qué opinas?