Descubre nuestra tienda online para gemelos y mellizos con los mejores DESCUENTOS por LIQUIDACIÓN

¿Cómo sobrevivir al desorden doméstico generado por los niños?

Coks Feenstra

Por Coks Feenstra

Actualizado a

Portada » El rincón de Coks Feenstra » ¿Cómo sobrevivir al desorden doméstico generado por los niños?
El desorden es parte del juego e incluso tiene un valor terapéutico
El desorden es parte del juego e incluso tiene un valor terapéutico

Todos vosotros conocéis el panorama de un salón repleto de juguetes esparcidos por todos los lados. ¿Os habéis preguntado alguna vez si este desorden doméstico causado por los niños sirve para algo? ¿Si tiene alguna función? La tiene y os la explicaré en este post, y también os daré consejos para ayudar a vuestros hijos a ser más ordenados.

Alrededor del año, el niño pequeño empieza a interesarse por sacar juguetes de los armarios, de baúles y estantes, desmontar una pila de periódicos, explorar las piedrecitas del cajón del gato, desenrollar el papel higiénico del váter y un largo etcétera. Además el niño, a gatas o andando, sigue a su mamá. Entonces, si ella está en la cocina, él también estará allí, abriendo y vaciando cajones, el cubo de la basura…etc. En un mínimo de tiempo el pequeño crea un verdadero caos. Y si son gemelos, mellizos o trillizos, el caos aún es mayor.

Esta no es una descripción de un niño nervioso e intranquilo. Al contrario, es el retrato típico de un niño sano y vivaracho – de unos 19 meses- con interés por explorar el mundo y a quien le gusta pasar de una actividad a otra. Por ello acumula en poco tiempo una colección de juguetes esparcidos por todos los rincones de la casa.

En este desorden el niño se siente feliz. No le molesta. Mejor dicho: El desorden es parte de su juego y le facilita el uso de la fantasía. Jugando con una cosa ve otro objeto interesante; deja lo primero, coge el otro y así sucesivamente.

El niño desarrolla su juego justo en el desorden del que él crea un orden. La multitud de objetos y juguetes que le rodean y de la que puede escoger y dejar a su antojo, le permite seguir sus ocurrencias y emplear su fantasía.

En el juego el niño aprende conceptos, como grande y pequeño, suave y duro. Y revive situaciones por las que él pasó y que quizás le dieron miedo. Por ejemplo, Sergio pone todos sus coches en un cuadrado y a su alrededor coloca maderitas. Los coches quedan encerrados como le pasó a él y su papá cuando se cerró la puerta del garaje.

Por ello el juego tiene un valor terapéutico ya que le permite asimilar experiencias y expresar emociones. Y todo esto sin apenas palabras.

 

El juego según la edad del niño y el desorden

El desorden es una parte inevitable de la actividad preferida de los niños, que es jugar. Los niños pequeños no pueden tener en cuenta aún las reglas de la casa, porque no las entienden y además les frustraría en su necesidad por explorar, tocar, construir, probar…etc.

Entre los 12 a 18 meses es normal rodearse con todo tipo de juguetes y objetos y crear un caos. Se debe a que su concentración aún es corta. A esta edad es normal que pasen de una actividad a otra. Pero poco a poco su concentración va aumentando y cuando ya aprenden a dominar el control de los esfínteres, también aprenden a controlar mejor el entorno.

Con el tiempo, los niños suelen mostrarse ya algo más ordenados en sus juegos: Ponen los coches en fila, recolocan los libros en el estante, buscan las piezas de un puzle, etc. Aun así hasta los 3 años aún les resulta difícil recoger. Muchas veces cuando se les ordena  hacerlo, se ponen a jugar de nuevo. La ayuda paterna para esta tarea sigue siendo importante.

Entre el tercer y el cuarto año se ve un cambio: ahora los niños ya se deciden más por un determinado juguete o juego sin necesidad de sacarlos todos. Además a esta edad están ya mejor preparados para recoger, sobre todo si esto es una rutina diaria.

 

Pautas para poner límites al desorden generado por los niños

 A continuación te ofrezco algunas pautas para llevarlo mejor:

  • Procura que la cantidad de juguetes no sea excesiva. Dos o tres niños tendrán una colección impresionante. Guardar una parte, por ejemplo los juguetes que todavía no evocan su interés, es una buena idea. Sácalos pasado un tiempo y guarda otra parte. Con menor cantidad de juguetes habrá menos desorden.
  • Evita recoger mientras los niños siguen jugando. No tiene mucho sentido y no hará más que aumentar tu malestar. Acepta que cierto desorden es normal y hasta incluso positivo.
  • Imponles ciertos límites, por ejemplo en la cocina hay un pequeño armario del que pueden sacar objetos, pero no de los demás. Coloca dentro del cajón, asignado a ellos, objetos diarios que tú también utilices, como recipientes de plástico, cuchara de madera, pinzas, una pequeña y vieja olla etc. Les encanta imitarte y por ello quieren jugar con objetos que tú también manejas (como tu móvil o tu bolso).
  • Prohíbeles el paso a alguna parte de la casa. Por ejemplo, que en el despacho de mamá (o papá) no entren los juguetes. A algunos padres les tranquiliza tener por lo menos alguna habitación recogida y ordenada.
  • Puedes asignar también una habitación para jugar a tus gemelos, mellizos y trillizos. Pero ten en cuenta que los niños pequeños prefieren jugar cerca de sus padres. Una habitación de juego les empieza a gustar cuando ya tienen cierta autonomía emocional que será más o menos en torno a los cuatro años.

 

Cómo enseñar a los niños a ser más ordenados

Como en todos los terrenos de la educación conviene inculcarles buenos hábitos. En cuanto al orden en casa os servirán los siguientes:

  • Procura disponer de un buen sistema para guardar los juguetes. Utiliza cajas grandes de plástico o madera (preferiblemente con ruedecitas) para las piezas de duplo…etc. Otras cajas más pequeñas pueden servir para objetos pequeños. Designa un estante a los peluches, otro para los puzles, libros, etc. Los estantes deben estar a la altura de los niños. Marcar los sitios con pegatinas les facilitará esta tarea.
  • Si los gemelos aún son pequeños, recoge delante de ellos. Esto da un buen ejemplo que imitarán. Ve introduciendo la costumbre de recoger siempre en un momento fijo del día, por ejemplo antes del baño de la tarde/noche.
  • Convierte la tarea en un juego, por ejemplo: ‘Yo recojo los cuentos y vosotros los bloques. A ver quién gana’.
  • Revisa de vez en cuando –sin ellos delante- sus juguetes a fondo. Así puedes tirar lo que está roto, guardar piezas perdidas de un puzle, separar el lego de otros juguetes…
  • Alrededor de los 3 años y medio ya puedes empezar a enseñarles a guardar un juguete antes de sacar otro nuevo.

 

Mantener el orden con gemelos, mellizos y trillizos

Hace unos meses visité a unos padres que tienen un hijo de 5 años y trillizos de 4 años, todos varones. Me quedé impresionada cuando vi su salón. Estaba impecable. ¿Cómo lo conseguís? les pregunté. ‘Bueno, tenemos la norma de que no lleven juguetes al sofá. Y nos hacen bastante caso. Si a veces lo hacen, luego lo devuelven a su rincón’.

El salón tenía una parte muy bien recogida, donde estaba el sofá, con la mesita baja en el medio, la tele. Allí nos sentamos para la entrevista. A continuación, en forma de L, se ubicaba otra parte que tenían designada al juego de sus hijos, con sus mesitas y sillas pequeñas, un armario con estantes, una pizarra, un garaje con cochecitos etc.

He visto en más familias de múltiples que logran tener un orden envidiable (yo con los míos no lo conseguí). Creo que  lo consiguen, porque en su caso es necesario poner límites.

Algunos niños son más ordenados que otros, en ello influye el carácter. Quizás uno de tus hijos sea bastante ordenado y el otro todo lo contrario. ¿Cómo solucionáis estas diferencias? ¡Contadme vuestras experiencias!

 

También te puede interesar

[srp widget_title_hide=»yes» post_type=»page» post_limit=»6″ post_content_length=»30″ post_content_length_mode=»words» post_date=»no» post_author_url=»no» post_category_link=»no» post_include_sub=»yes» title_string_break=»» string_break=»…Seguir leyendo →» category_include=»835″ nofollow_links=»yes»][srp widget_title_hide=»yes» post_type=»page» post_limit=»8″ post_content_length=»30″ post_content_length_mode=»words» post_date=»no» post_author_url=»no» post_category_link=»no» post_include=»2989″ post_include_sub=»yes» title_string_break=»» string_break=»…Seguir leyendo →» nofollow_links=»yes»][srp widget_title_hide=»yes» post_limit=»2″ post_content_length=»30″ post_content_length_mode=»words» post_date=»no» post_author_url=»no» post_category_link=»no» post_include_sub=»yes» title_string_break=»» string_break=»…Seguir leyendo →» category_include=»835″ nofollow_links=»yes»]

Coks Feenstra, psicologa infantil, lleva desde el año 1995 investigando el mundo de los múltiples. En 1999 publicó el Gran Libro de los Gemelos. También colabora otras publicaciones como Psychologies o Crecer Feliz. Más info en la sección Autores. Puedes ver todas las publicaciones de Coks Feenstra en el Archivo de publicaciones

Descubre más desde Somos Múltiples

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

24 comentarios en «¿Cómo sobrevivir al desorden doméstico generado por los niños?»

    • Leyendo tu comentario y los de otras madres me acuerdo de repente como mi madre tampoco veía bien cómo mantenía yo mi casa. Un día me dijo tan seca: ‘es que no sabes controlar a los niños. Eres demasiada permisiva’. Pues, me alegro de haberlo sido, porque mis tres hijos, que se llevan muy pocos años entre ellos, guardan buenos recuerdos a su infancia y especialmente a cómo jugaban en nuestro salón. Ha merecido la pena. Y el orden vuelve una vez que vuelan del nido. Todo es relativo. Hasta incluso a veces añoraba tener juguetes por el suelo.

      Responder

¿Y tú qué opinas?