Descubre nuestra tienda online para gemelos y mellizos con los mejores DESCUENTOS por LIQUIDACIÓN

Abajo las madres perfectas, ¡Vivan las madres reales!

Foto del autor

Por Somos Múltiples

Actualizado a

Portada » Archivo » Crianza múltiple » Ser multipadre » Abajo las madres perfectas, ¡Vivan las madres reales!
Delgadez, pelo perfectamente arreglado, minifalda, tacones... ¿Es esta la imagen de una mujer que acaba de parir mellizos?
Delgadez, pelo perfectamente arreglado, minifalda, tacones… ¿Es esta la imagen de una mujer que acaba de parir mellizos?

Estoy harta de ver como famosas y famosillas posan monísimas y pluscuamperfectas en las puertas del hospital apenas 24 horas después de dar a luz. Y semanas después salen retratadas en las revistas de renombre sin apenas ojeras, habiendo recuperado su peso habitual en un tiempo récord, perfectamente maquilladas y con una amplia sonrisa luciendo sus impolutas casas, limpias hasta la extenuación y en donde impera el orden más absoluto.

Aunque estoy segura de que todas sabemos en el fondo que esa imagen que ofrecen no es en absoluto real -a no ser que dispongas de tres personas de servicio para el cuidado doméstico y que delegues totalmente el cuidado de tu bebé en una niñera-, aún así me consta que muchas madres a veces sienten un poso de frustración al compararse con ellas y comprobar en lo que se ha convertido su vida después del parto.

Ocasionalmente también podemos toparnos con madres así en nuestro entorno más cercano. Personalmente tanta perfección no me sugiere sino superficialidad y una falta de naturalidad brutal, y me genera una profunda desconfianza hacia la persona que proyecta dicha imagen. No me gusta la gente perfecta ya que precisamente son nuestros defectos y errores los que nos hacen humanos. ¡Y la perfección es tan aburrida!

Se que incluso yo misma, en alguna ocasión, he caído en el error de transmitir una imagen demasiado edulcorada de la maternidad, en un intento de contrarrestar la percepción bastante generalizada de considerar un embarazo múltiple como una faena mayúscula. Por ello he decido escribir este post para reinvindicar a la madres reales, por si a alguna embarazada le quedan dudas de cómo son realmente, y de paso para invitar a otras madres a reírnos un poco de nosotras mismas.

Así que para mí las madres reales son las que:

  • Salen del hospital con mala cara, el pelo sucio, aun hinchadas por el embarazo y vestidas con ropa premamá. Es más, muchas de ellas siguen usando ropa premamá semanas después.
  • Se duchan cuando pueden, no cuando quieren, y sobre todo, cuando se acuerdan. Y ya no recuerdan la última vez que se dieron un baño relajante ni saben cuando podrá volver a suceder. Por supuesto, de depilarse y de ir a la peluquería ya ni hablamos. Claro que no es nada preocupante teniendo en cuenta que tampoco tenemos mucho tiempo para mirarnos en el espejo.
  • Se pasan el día despeinadas, en pijama y con la teta fuera y salen a abrir al cartero sin darse cuenta de que no se han acordado de taparse hasta que ven la cara de sorpresa del pobre hombre.
  • Se alimentan normalmente de las sobras de sus hijos, y eso cuando se acuerdan de que ellas también tienen que comer.
  • Admiran con devoción la última monería de su bebé y lucen orgullosas las manchas de leche y papilla en su ropa.
  • No recuerdan la última vez que pudieron sentarse a leer un libro o a ver su serie favorita. Es más, no recuerdan la última vez que pudieron mantenerse sentadas más de 10 minutos seguidos.
  • Se despiertan una media de 20 veces por hora durante el primer mes para ver si sus hijos siguen respirando, y se siguen despertando en medio de la noche mucho tiempo después de que sus hijos consigan dormir del tirón porque ya han cogido esa costumbre.
  • Acumulan tanto cansancio que se quedan dormidas esterilizando unos chupetes en una cazuela con agua hirviendo y cuando despiertan descubren con frustración que se han derretido.
  • Tienen la casa mucho más desordenada de lo que les gustaría y no encuentran el momento de limpiar los cristales de las ventanas hasta que empiezan a padecer los efectos de la falta de luz natural.
  • Han estado al menos una vez a punto de partirse la crisma por haber pisado un juguete.
  • Se sienten desbordadas con frecuencia y a veces hasta pierden los papeles y acaban gritando a sus hijos, para arrepentirse inmediatamente después y acabar llorando junto a ellos.
  • Sacan a pasear a sus hijos perfectamente abrigados y conjuntados de forma impecable, pero cuando han recorrido una manzana se dan cuenta de que han olvidado coger un abrigo para ellas y que llevan puestas las zapatillas de andar por casa.
  • Tienen los muebles llenos de arañazos y golpes provocados por sus pequeños terremotos pero no lo perciben como una problema sino como un entrañable recuerdo de una tarde de juegos.
  • Luchan incansablemente para conciliar su vida laboral y personal como buenamente pueden (o les dejan), y no pueden evitar una sensación de tristeza cada vez que dejan a su hijo al cuidado de terceros o en la guardería.
A la izquierda, Jeniffer López y sus mellizos protagonizando una campaña de Gucci. A la derecha, una imagen mucho más real.
A la izquierda, Jeniffer López y sus mellizos protagonizando una campaña de Gucci. A la derecha, una imagen mucho más real de la maternidad.

Evidentemente no todas las madres os veréis reflejadas en todos estos puntos, especialmente teniendo en cuenta que he tratado de introducir un tinte caricaturesco en el asunto, pero estoy segura de que la mayoría de vosotras os sentiréis identificadas con varios de ellos y no habréis podido evitar esbozar una sonrisa. Y es que con frecuencia se nos olvida que nuestro encanto radica precisamente en nuestras imperfecciones.

Así que este post está dedicado a vosotras, a las madres reales, a las madres que viven en el mundo real, con sus inconvenientes y sus sinsabores. Y a pesar de todo estoy segura de que somos mucho más felices que esas pobre madres perfectas esclavas de su imagen y de su mundo perfecto.

Y, para ti, ¿Cómo son las madres reales?

 

También te puede interesar

[srp widget_title_hide=»yes» post_limit=»8″ post_content_length=»30″ post_content_length_mode=»words» post_date=»no» post_author_url=»no» post_category_link=»no» post_include=»2025,2431,700″ post_include_sub=»yes» title_string_break=»» string_break=»…Seguir leyendo →» nofollow_links=»yes»][srp widget_title_hide=»yes» post_type=»page» post_limit=»8″ post_content_length=»30″ post_content_length_mode=»words» post_date=»no» post_author_url=»no» post_category_link=»no» post_include=»1657,1852″ post_include_sub=»yes» title_string_break=»» string_break=»…Seguir leyendo →» nofollow_links=»yes»]

Madre de mellizos prematuros que un día decidió abrir un blog para compartir su (in)experiencia personal con otras madres. Administradora de Somos Múltiples y de la tienda para gemelos y mellizos Tot A Lot. Adicta a las redes sociales. Más info en la sección Autores. Puedes ver todas las publicaciones de Somos Múltiples en el Archivo de publicaciones.

Descubre más desde Somos Múltiples

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

47 comentarios en «Abajo las madres perfectas, ¡Vivan las madres reales!»

  1. Oh si, recuerdo cuando salí del hospital no me quedaron mis tenis!! De por si hinchada y con preeclamcia peor pie de elefante jajajaja tuve que salír en chancletas así que adiós glamur tanto día en el hospital que ni que esperar por otros zapatos.

    Responder
  2. Como una vecina que me dijo cuando estaban recién nacidas mis pequeñas, que porque no las cargaba al mismo tiempo, que una conductora mexicana que también tenía poco con trillizos habia salido en una foto con los 3 muy acomodados, y le comenté «pues si para la foto» y me contesto: no pero si hasta para eso hay que tener gracia. Como ella no los tiene ya la quisiera ver…

    Responder
  3. Lo del cartero me pasó, tendrías que haber visto su cara! Y sí a veces no doy a basto, y entre nosotras… a veces tengo ganas de estar sola, por un rato, luego la echo de menos, pero esos momentos para mi misma (escasos..) me saben a gloria :p que vivan las madres reales!

    Responder
  4. Y tanto, desde ducharte cuando puedes a recibir críticas a tutiplén y tener la casa de cualquier manera…. Lo he vivido todo 🙂 Ante todo, creo que las madres reales están centradas en el bienestar de sus hijos por encima de su bienestar físico o del hogar. Por supuesto que pueden estar querer lo mejor posible, pero nunca a costa de algo que pueda perjudicar o no ser lo mejor para su bebe (que le robe tiempo a este, etc…). Genial post, porque los estereotipos perjudican mucho. Un beso

    Responder
  5. Pensé que era la única que sólo tiene una muda de ropa que le sirve. En mi país (Venezuela) me llamarían la mujer de bolivita…con el mismo pantalón y la misma camisita 😉
    Me he visto reflejada en varias de las situaciones relatadas!

    Responder
  6. Cierto todo! me ha gustado mucho este post.
    Yo también tenía la casa siempre de punta en blanco, cuando nacieron Hugo y Pedro mi vida ya se puso del revés, pero vaya, los primeros meses, todavía seguía estando todo en orden, luego, empezaron a gatear, a andar y ahí estamos, peleando contra todo, armarios que abren, objetos que tiran al WC, sitios a los que se suben como si fueran monos……..y sí, a veces dan ganas de gritar y recuperar por un sólo instante aquella tranquilidad pero después, cuando al acurrucarse para dormir, se te acercan, te abrazan los dos y te dicen, mami cómo te quiero, suspiras y dices, benditos niños, cuánto habéis tardado en llegar!
    Conclusión: disfruto el día a día, intento arreglarme aunque no siempre lo consiga, pero me llevo cada uno de sus besos y abrazos bien bien dentro y los guardo como un tesoro. Ya habrá tiempo de nuevo para hacer esas otras cosas.
    Besos a tod@s.

    Responder
  7. Cuanta razón en este post! Yo a veces tambien tengo la sensación de ser demasiado flowerpower al hablar de la multimaternidad, quizás lo hago para hacerla mas cercana y porque cuando comencé a escribir mi blog los mellis ya tenían mas de un año así que lo pero ya había pasado, no obstante suscribo cada uno de los puntos que has ennumerado, el post-parto fué duro…la cesarea, la tripa, el desorden inicial, la falta de tiempo, el cansancio…de repente un día me dí cuenta de que los pantalones premamá se me caían pero no tenía nada que ponerme porque tenía que organizar el armario y no disponía ni de un minuto para poder hacerlo…que tiempos! menos mal que todo pasa!
    Un abrazo

    Responder
  8. Yo no estaba pendiente de la perfección ni de lo social del evento del nacimiento de mi hija, así que la ex-suegra tomó la batuta y me cagó hasta en la madre. El día en que regresamos del hospital, al día siguiente de la cesárea, yo me estaba desmayando, pero no me dejaban entrar al cuarto porque todos tenían que tomarse fotos en la puerta del cuarto con mi hija y luego me mandaban a arreglarme temprano para estar lista para las visitas. Y yo, por no crear conflicto, porque no era mi casa, me quedaba callada. Tanto callar, tanta presión para que abandonase la lactancia, para que no durmiese con mi hija, para que obedeciese, decantó en depresión. Me costó mucho recuperarme al volver a casa mes y medio después. Nunca más dejaré que otro decida por mi un momento tan trascendental y menos para pendejadas plásticas de imagen y sociales.

    Responder
  9. No hay madres perfectas, ni imperfectas, SOLO HAY MADRES UNAS COMETEN MENOS ERRORES QUE OTRAS, UNAS AMAN MÁS QUE OTRAS, UNAS SON MÁS FLOJAS QUE OTRAS, UNAS SON MÁS INTELIGENTES QUE OTRAS, UNAS SON MÁS AMARGADAS QUE OTRAS.

    Responder
  10. No soy una madre perfecta, intento hacerlo lo mejor que puedo, y punto! Pero he de decir en defensa de algunas madres que salen perfectas del hospital, que yo conozco a una, mi prima, que cuando da a luz, parece que ha ido a ponerse pecho, por la subida de la leche. Pero por lo demás, ni rastro de la tripa (no exagero un pelo, que esta vez le he visto en pelota picada a las 24h del parto) vientre plano y a salir del hospital con vestidito pegado y cn cinturón!!! Pero eso, señoras mías, es genética! Porque yo, mira que he adelgazado un montón del no parar, pero la tripita deja un rastro que no me quitaré nunca.

    En cuanto a mi casa, me he acostumbrado a que sea una guardería. Mi tiempo es el tiempo de las niñas, y aunque nunca he sido muy presumida, pues ahora voy a la pelu cada año y medio si se tercia.

    Aunque en general he de decir que como buena virgo soy muy pero que muy organizada, y me ha venido bien en esta maternidad múltiple. Creo que no la edulcoras, quiero decir, que todos los padres, de uno o múltiples, tienen días malos, más duros, menos, pero hay que ver lo global. Para mí la maternidad múltiple me exige lo que antes de que me quedara embarazada pensaba que me exigiría la maternidad, y a veces, al entretenerse tanto entre ellas, aún menos. Lo que no quita para que un día que hagan cacas de paseo y no llevo pañales (nunca llevo bolsa de paseo, un desastre) tengan mocos y no tenga kleenex, vayamos a comer por ahí y no les haya llevado ni un triste libro para que se entretengan… Pero eso nos pasa a todas, de uno o de más!!! Seguro!!!

    Creo que en la imperfección está nuestra perfección! Ja, ja, ja, ja!!!!

    Responder
  11. claro que no soy perfecta subi 30 kilos mi barr bRriga era descumunal no era para nada bonita estaba llena de estrias y se me habia desprendindo la parte de abajo por el peso aun asi yo me encontraba preciosa con mis ojeras y mis brazos todos moratados por llevar la via del atosiban un mes y medio aun asi soy tan dichosa ajjajajjaj cuando traje a mis hijas a casa todo el munfo decia que gorda estas ahjahahhajaj a mi no me importa soy la feliz madre de dos multiples

    Responder
  12. ESAS BOLUDAS SE MANTIENEN LINDAS POR QUE LAS SIRVIENTAS CRIAN A SUS HIJOS MIENTRAS QUE ELLAS SE INTERNAN EN LOS CENTROS DE ESTETICA!!!!!!ASI CUALQUIERA !!!!!

    Responder
  13. Cuanta verdad!!!! jajajaja!!! como no tengo tiempo de ir a la pelu me compré un tinte y hace una semana que lo tengo en el baño esperandome… Mientras las niñas eran más peques tenia más tiempo, pero ahora con 14 meses ya solo duermen 1 siesta, y como ya se pasean por toda la casa abriendo cajones no puedes sacarles el ojo de encima!!

    Responder
  14. jajaja, a mí me pasó lo de que se me quemaran los biberones y parte del sacaleches!! la cocina llena de humo, bueno, fue terrorífico. Lo curioso es que me sentí malísima madre y una irresponsable incapaz de cuidar de mi hija. Y ahora tú dices esto, jajaja, gracias!!!

    Responder
  15. Me uno al club, no soy madre perfecta pero, trato de darle todo lo mejor de mí a mi hija…. y recuerdo que cuando era una bebita la dormi conmigo y a media noche que me doy la vuelta y zazzz haya va ella directo al piso, recuerdo que llore muchisimo por ser una mala madre que no podia ni dormir con su bb… =( y ahora se lo platico y le da mucha risa… =)

    Responder
  16. como me eh reido , lo que no me a sucedido ha sido lo de el chupe hervido , y lo de la teta con el cartero ! pero casi casi ahi con lo demas, es bueno saber que alguien nos entiende.. yo me siento tan impotente cuando tengo que tar dando pecho , el otro llora ensima llega la hora de cocinar … y mi marido que te pide comer para volver al trabajo y mi hijo que llega del jardin con hambre.. ahi es totalmente estresante… y ensima te hace sentir que no servias para nada… espero me pase esta sensacioon porque es fea!

    Responder
  17. Cuanta razón tienes coincidimos en todo lo que pusiste, ahora mis gemelos tienen dos años he podido mantener la casa un poco mas ordenan pero no dura ni un minuto así en cuanto mis hijos se despiertan en la mañana entre juguetes, pan repartido por todos lado y galletas para que decir de sus mamaderas recogiendolas a cada rato y lavandolas, soy virgo y me encanta el orden pero desde que soy madre de multiples imposible hasta que alcanzen mas edad ya me di por resignada.. a mi casa hay que hacer un aseo mas que profundo lo hago pero no dura mas de un día limpia asi que hago el aseo diario necesario , en cuanto a los comentarios ufff, todas dan CONSEJOS Y REPROCHES pero ninguna de ellas es madre de multiples y más encima se estresan con un solo hijo de 4 años y ahí es cuando les digo «cuantos hijos tienes tu» y se quedan calladas.. amo a mis hijos miles de veces no desayune, no almorze ni mucho menos cene por tener a mis niños comodos, limpios etc. no soy una madre perfecta todas cometemos errores pero es casi imposible estar impecable, una casa que brilla de limpieza teniendo DOS hijos y sin nanas a tu lado IMPOSIBLE!!!!

    Responder
  18. Yo siempre tuve partos normales con mis 3 hijos hasta q,tuve a mis gemelas por cesarea, no es x exagerar pero mi cuerpo apenas cambiaba nunk tuve problrmas de peso ni de barriga. Ahora Dios mio!! Esa barriguita q te cuelga x la cesarea me da risa, xq todo vale la pena con tal de tener a mis niñas, imaginense solo tenia varoncitos y ahora niñas al doble..!!!!! Por lo demas toooodo me ha pasado,,, comer sus sobras, casi caerme un juguete,etc… Bendiciones madres reales

    Responder

¿Y tú qué opinas?